La tercera revolución

La Primera Revolución que afectó al transcurso de la humanidad, fue la revolución industrial que tuvo lugar entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, en Gran Bretaña en primer lugar y en el resto de Europa después. Esta revolución afectó a la forma de vivir y trabajar de las personas de entonces y produjo un cambio sociológico y económico de las clases medias.

La Segunda Revolución es la digital, a mediados de los cuarenta apareció el primer ordenador y tuvieron que pasar décadas hasta que cada persona tuviera uno en su hogar, luego se avanzó gracias a internet y comenzaron diversas épocas denominadas web 1.0 y web 2.0. En la actualidad las redes sociales, las aplicaciones móviles, la aparición de nuevos conceptos como human media o social media, están acercando a las personas de todo el mundo a través de cualquier dispositivo.

Esta segunda revolución ha cambiado completamente la forma de consumir publicidad, de informamos, de entretenernos, de contactar con otras personas y de sociabilizarnos. Pero ahora antes de comenzar a presentar la tercera revolución, debemos pararnos un momento y reflexionar, sólo durante un instante.

Las dos revoluciones anteriores cambiaron completamente la forma de entender y comprender la sociedad. Pero en ambas revoluciones se ha dado más importancia a las máquinas que a las personas, nos hemos centrado en cómo utilizarlas y qué beneficio podemos obtener de ellas, antes que en quien las creó y por qué.

La tercera revolución es la Revolución Personal, donde las personas están empezando a concienciarse de que ellas son realmente el punto importante. Esta revolución reivindica a todos los individuos que se han quitado la venda de los ojos, han salido de su zona de confort y han roto con las pautas establecidas.

Personas que han comprendido que lo realmente importante es el potencial que tienen, independientemente del ámbito que ocupan, saber que pueden ser alumnos y maestros, porque tiene algo importante que decir o mostrar, y porque son conscientes que lo que aprendan les aportará un valor añadido, que les diferenciarán del resto si deciden dar un paso adelante. Personas que han aceptado que la sociedad, los miedos, los empresarios y la mentalidad de funcionario que existe, evitan apostar por uno mismo.

En la actualidad existen las herramientas necesarias para que cada uno pueda construir su marca personal en base a sus valores, sus ideas, su valor como profesional y humano. Esta revolución comienza a enseñar a quien quiera aprender, que trabajar una marca personal es apostar por uno mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s